diumenge, 27 de març de 2011

Tormenta

Estoy intentando dormir, pero no puedo, porque está cayendo una tormenta que en mi vida había visto. No puedo parar de pensar que cuando me despierte, llueva o truene, mis amigos y yo vamos a tener que andar bajo la lluvia siete kilómetros para trabajar en un campo que gracias a otros países hemos construido.
Sigue lloviendo, pero a pesar de todo tenemos que ir a trabajar. Mis cuatro amigos y yo, con sólo ocho años ya sabemos que es trabajar, y trabajr de verdad, pues llevamos tres años trabajando en este campo. En este campo plantamos o recogemos arroz para que nuestras familias coman, por eso, aunque llueva o truene, lo hacemos con orgullo porque sabemos que nuestras familias comeran gracias a nosotros. La lluvia duró varios días, pero nosotros seguíamos trabajando. Hoy me siento especialmente cansado, pero tengo que seguir trabajando. Acabo de llegar a mi casa, y mi madre me ha notado muy cansado y me ha dado un abrazo y un beso, y se ha dado cuenta que estoy muy caliente. Mi madre se está preocupando. Y me ha dicho que me a a llevar a un médio español que tenemos aquí, en nuestro pequeño pueblo, de voluntario. Mientras mis padres se preparan para llevarme al médico me encuentro cada vez peor y pierdo el conocimiento. Pero aunque he perdido el conocimiento oigo a mi madre muy preocupada. Mi padre me coge en brazos y me lleva al médio. El médico me examina y me da una medicina para que recobre el conocimiento. Cuando recobro el conocimiento oigo a mis padres que tengo una neumonía a causa de estar trabajando bajo la lluvia. Mis padres le preguntan si me voy a curar. El médico les responde que sí, pero las medicinas van a tardar unos días en llegar porque vienen de España. Ya estoy dos días en el "hospital" y cada mez me encuentro pero. Ese mismo día el médico recibe la noticia de que las medicinas han llegado a un pueblo cercano. El médico sale a toda prisa a por ellas. Mientras tanto yo me despiero y mi madre me dice que el médico ya ha ido a por mis medicinas, pero yo le ocntesto y le digo que ya es tarde, que me queda poco tiempo. Mi madre se levanta y me coge rápidamente de la mano. Tengo los ojos casi cerrados pero puedo ver al médico entrar, pero no me datiempo a que me de las medicinas y cierro mis ojos para siempre. Mientras me voy para siempre el médico dice, "en otros países esta enfermedad es muy común, y aquí es causa de muerte".
Paula Sola. 3 ESO, IES Azud de Alfeitamí

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada