dilluns, 16 de maig de 2011

Término medio

Siempre he creído que en una sociedad respetuosa, con una buena ética y valores no caben los bancos y el dinero porque el poder, al fin y al cabo, nos acaba corrompiendo. Yo creo que afortunadamente no es así, y que aún hay economistas como el que se aprecia en el vídeo que sí son economistas y además, personas. 
Sería idealista por mi parte pensar y creer que llegará un momento en el que el dinero no sea el centro de nuestra vida, que no sea más poderoso el más rico, sino el más sabio, en definitiva, esperar el día en el que se anteponga a la persona sobre todas las cosas y no lo material que ésta posea..
Ni todo de todos, para todos y por todos, ni tampoco la avaricia y competencia por algo tan inerte como una piedra, el término medio, ahí está la solución.
He podido llegar a la conclusión a través de éste vídeo que una economía ética y con valores, como antes he dicho, sería una de las mejores formas de salir de la crisis social (y no tan económica) que ahora padecemos todos. Pero antes de todo ésto si bien hay que tener claro que antes de pretender cambiar al mundo has de pretender cambiarte a ti mismo y comprender así el grado de complejidad que conlleva el cambio y cuánto esfuerzo le costará a los demás para así comprendernos mejor unos a otros y siempre poder echarnos una mano. Sé que es iluso, y aunque de sueños no se viva, prefiero intentarlo.
Otra de las muchas cosas que me ha llamado la atención es cómo se refería el ponente a los humanos diciendo que a él no le gusta que le comparen con un animal aún teniendo que ver mucho con ellos porque eso llevaría a significar que nos movemos únicamente por instinto y a eso conduce una mala economía, una competencia extremista y un ansia de capital desalmado, es ahí cuando empiezas a actuar irracionalmente y te conviertes en un verdadero depredador de la humanidad. 
Desarrollemos pues nuestro lado creativo y racional, promovamos el uso de amor al límite y sin barreras, el cariño a la tierra que nos cuida y a la sociedad que debería arroparnos arropándola nosotros primero a ella. Esa es la única, buena y verdadera solución.
Marina. 3 ESO, IES Azud de Alfeitamí

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada