diumenge, 8 de maig de 2011

Antes, ahora y después

Tengo poderes, pero creo que nadie lo sabe , porque intenté enseñárselos a mi primo pero dijo que yo no podía hacer eso, que era una niñata y que madurase. La razón por la que quiero mostraros mis poderes es para que todo el mundo pueda darse cuenta de lo que estamos haciendo.
Os lo voy a demostrar con una historia que me pasó cuando utilizé mis poderes.
Estaba andando por un callejón estrecho, solo habían tres farolas y apenas iluminaban la calle. Miré hacia mi derecha, a mí no me veía nadie, era como un fantasma que se queda en tierra porque quiere vengarse de alguien. En esa calle habían casas muy pequeñas sin rejas e incluso algunos no tenían ni puertas.
Decidí entrar en una de la casas, en el interior de una había un salón-cocina, un aseo pequeño y dos dormitorios. Las familias en aquellos tiempos eran muy numerosas ya que los hijos ayudaban a la hora de trabajar, cultivar comida porque en aquellos tiempos casi todo era campo. Salí de aquella casa porque no me gustaba lo que estaba viendo y entré en la antepenúltima. Esta casa era igual que la otra pero en esta vivían los padres y un hijo, el hijo no paraba de toser y tenía los ojos hinchados , mientras que la madre intentaba cuidarlo, pero no podía parar de llorar porque ya había perdido dos hijos por la falta de medicinas. En aquellos tiempos no había tantamedicina como hay hoy en día y era muy caro por lo poco que había. Salí de aquel callejón y me dirigí hacia la iglesia donde se encontraban las mujeres ancianas rezando a Dios. Después de dar un paseo por las afueras de la iglesia me di cuenta de que apenas habían medios de transporte (coches, trenes, autobuses, motocicletas, etc). Las personas que tenían más dinero tenían un caballo con un carro o una bicicleta. Seguí andando y a mi derecha había un centro donde una persona se ofrecía a dar clases a los niños porque tampoco habían colegios. Tampoco habían supermercados o tiendas donde comprar la comida, pero si que había una especie de mercado en la calle más para delante, donde vendían la comida cultivada por los dueños de los campos (como había dicho antes, antes estaba todo formado por campos).
La tecnología no estaba tan desarrollada como hoy en día, y no se aprovechaban de los recursos, se conformaban con lo mínimo y lo necesario.
No me gustaba lo que estaba viendo, bueno algunas cosas sí y otras no, y volví al presente, el mundo de hoy en día.
El mundo de hoy en día es diferente a nuestro pasado gracias a la tecnología, o por desgracia, porque todo lo que hace la tecnología no es bueno. Las casas son más grandes y la familias suelen ser de 2 o 3 hijos ya que ahora son el mayor bien de los padres, la casas suelen tener al menos tres habitaciones, un salón, una cocina, dos cuartos
de baño y un jardín o una terraza. Los hijos tampoco tienen que compartirlo todo como antes, tienen su propia cama, juguetes, ropa... Hay médicos , medicina, ropa , agua potable y colegios para todos, bueno para todos no porque hay paises y personas que viven peores que nuestros antepasados, pasan más hambre y tienen menos comida. También hay más supermercado y se utilizan distintos materiales contaminantes como el plástico, aluminio, etc. Estamos contaminando el mundo y utilizando más de lo que necesitamos y estamos acabando con el mundo porque cada vez hay menos bosques, animales, agua e incluso algunos humanos.
Después de haber comparado nuestro pasado y el presente quería saber como iba a ser nuestro futuro, y utilizé mis poderes y me introducí en el, y... ¿a qué no sabeís lo que ví?...
Nada, el mundo había desaparecido, nos lo habíamos cargado. Eso es lo que os quería enseñar con mis poderes.
Mollie. 3 ESO, IES Azud de Alfeitamí

Linn. 3 ESO, IES Azud de Alfeitamí

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada