dimarts, 1 de novembre de 2011

Diario de una catástrofe

Comença el conte cooperatiu de l'itinerari d'Alacant.

IES José Marhuenda Prats (El Pinós)
Era un día normal, yo, Mamjula, como siempre, estaba sentada en la tierra, observando la triste vida de Haití.
De repente, el viejo chamán, el sabio loco del poblado, volvió a aparecer con otra de sus locuras, gritaba por las calles que el fin se acercaba, que la mañana siguiente una gran catástrofe acabaría con todo el país; nadie lo creíamos ya que siempre contaba cosas imposibles de ocurrir. El sabio anunciaba que habría una gran sacudida y que moriría gran parte del país.
Algo en mi interior se removía, al recordar aquellas palabras, no podía dormir, y cuando al fin conseguí conciliar el sueño todo empezó a temblar...

Colegio San José Obrero (Orihuela) Al despertarme, miré por la ventana y todo mi pueblo estaba destruido. El agua cubría el suelo, y los gritos inundaban el aire, mi estómago empezó a removerse de nuevo y pensé en el viejo loco Chamán y en sus palabras. Era verdad, una gran catástrofe estaba ocurriendo. No conseguía moverme, por el temor que tenía. Escuchaba los gritos alrededor mío, y aún así mi voz no salía.
Intenté huir, pero mis pies no me hacían caso, ahora todo iba a cámara lenta.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada