diumenge, 30 d’octubre de 2011

Evie

La verdad es que no puedo entender el porqué de tantas injusticias, en ocasiones pienso en el qué pensarían de mí si yo fuese como Naima, primero se reirían  de mí, segundo me dirían pobre, tercero me insultarían y no tendría amigos. Pensarlo es difícil pero vivirlo peor, para que veáis cómo somos los que lo tenemos todo, somos injustos, somos verdaderamente esclavos de la maldad.
Hay personas que ven pasar a alguien con ropa sin marca y se ríen de ella o de él, no tienen móvil y se ríen de él, y así, una serie de cosas que si estuviésemos en la piel de esa persona lo pasaríamos extremadamente mal.
A mí me gustaría estar en la piel de Naima para saber valorar las cosas, porque uno no sabe lo que cuesta algo hasta que lo pierde.
Pobrecita Naima, en realidad es una niña de ficción, pero lo peor es que en la realidad no sólo hay una niña como Naima, sino miles y miles de niños y niñas.
Con esto quiero decirle a las personas que lo tenemos todo, que pensemos más en la necesidad que hay en el mundo, y seamos consecuentes, sabiendo que mientras tú estás viendo la televisión o comiéndote un bocata, miles de niños están muriéndose a kilómetros de ti.
Moisés. 3 B. IES Azud de Alfeitamí

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada