divendres, 19 de febrer de 2010

¡Nada es lo que parece!

Todo empezó, cuando Perni, uno de los protagonistas de esta historia se despertó como todas las mañanas en busca de comida. Se dió cuenta de que no estaba durmiendo en su bonita casa... sino en el suelo junto a su hermanita Perlita.
Su casa se la llevava un extraño animal con ruedas y hacia mucho ruido. De inmediato reaccionaron, tenían que ir a recuperar su casa. Fueron hacia ese extraño animal donde estaba su casa y muchas más. Sin ninguna duda y sabiendo el riesgo que corrían se subieron encima de él, junto a su querida casa y así dieron rumbo hacia una enorme fabrica trituradora. No se explicaban el porqué tenían que estar allí, pero tenían claro que recuperarían lo que era suyo. Perdieron su casa de vista durante diez minutos y al querer darse cuenta su casa ya no era aquel gran y bonito arbol... ¡era todo muebles!!! Pero aún así quisieron recuperarlo, era de su propiedad, fuera como fuera. Como pudieron, cogieron todos aquellos muebles y los llevaron donde simpre habían estado y donde deberían estar...
Pusieron un mueble encima de otro, intentando hacer su casa, pero ya no era lo que fue. Cuando estaban en la cima vieron que todos su amigos intentaban hacer lo mismo... pero todo aquello era imposible.
Todos juntos apenados de que sus bonitas casas habían sido destrozadas, pusieron rumbo hacia un lugar mejor, lo unico que no sabían, que hoy en día ese sitio no existe, la explotación nos invade cada vez más y más... no hay un lugar para ellos poder vivir en paz y tranquilos para siempre.

Todos los muebles que tenemos en casa
es el hogar de un animal, son cosas que
para nosotros no tienen importancia,
pero que para ellos lo es todo...

DESIREE (IES JOSE MARHUENDA PRATS)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada