diumenge, 12 de gener de 2014

¿Cómo afecta o puede afectar la crisis a mi vida?

Tengo 17 años y voy a contar todos los aspectos en los que veo que me ha afectado la crisis económica española.

-En el ámbito familiar:

Para empezar, mi padre llevaba muchos años trabajando en una empresa de construcción, en los que todas las cosas (económicamente hablando) nos iban bantante bien. Como consecuencia de la crisis, el sector de la construcción es de los que más se ha visto dañado y la empresa a la que se dedicaba mi padre también se vio muy afectada; le despidieron, en teoría iba a ser un despido temporal, pero a día de hoy sólo sabemos que los despidos fueron aumentando.
Mi padre desde los 16 años se había dedicado a la construcción y, aunque sufre problemas serios de espalda, no quiso retirarse del oficio y siguió ejerciendo su profesión de vez en cuando, a modo de realizar chapuzas que encontraba aquí y allá.

Lógicamente fue un cambio brutal para mi familia, mi madre comenzó a trabajar muchas más horas (limpieza y cuidado de ancianos), mi hermano se independizó, etc.
Ahora todos intentamos ahorrar, no nos vamos de vacaciones con tanta frecuencia, en definitiva, como muchísimas familias, nos hemos tenido que “apretar el cinturón”.

Por otro lado, mi padre decidió tratar su problema de espalda y se operó. Tras eso, su único afán era conseguir la paga que le corresponde por invalidez y encontrar un trabajo que se ciñese a sus condiciones; probó suerte en una lavandería, lo contrataron y no duró más de un mes. Siguió buscando y finalmente ha encontrado un trabajo a media jornada en un área de servicio. Más que por el dinero, me alegro de que mi padre haya encontrado un trabajo más estable porque esto le ayuda muchísimo moralmente, puede sentirse útil, tener su rutina, etc. Ha pasado mucho tiempo levantándose por las mañanas sabiendo que no tenía nada que hacer, eso le hundía moralmente y no tenía precisamente buenas consecuencias entre nosotros.

Esto es, de forma muy resumida, cómo nos ha afectado a nosotros la crisis y cómo hemos tenido que adaptarnos a ella.

-En mí misma:

Sé que las cosas han cambiado mucho justo en mi edad más difícil. Al principio me costaba bastante comprender y aceptar la situación, y seguía siendo la niña caprichosa que pide todo lo que quiere sin ser consciente del dolor que les suponía a mis padres negarme algo. Veía y veo como algunos amigos tienen hasta más de 30 euros semanales, les compran ropa y mil caprichos y yo, que no soy menos merecedora de ello, ya no puedo ser tan exigente ni pedir tanto, he tenido que APRENDER A CONFORMARME con lo que tengo y valorar más el dinero y lo que cuesta ganarlo. Y, por supuesto, valorar muchísimo el papel de mis padres pues, aunque han pasado por muchas circunstancias difíciles, siempre me han dado lo mejor y nunca me ha faltado de nada, simplemente han dejado de consentirme tanto.

Todo esto ha influido mucho en mi manera de pensar y de ver el mundo, me voy dando cuenta de que todo funciona por interés y por dinero, y si quieres algo tienes que ganarlo tú mismo o ver cómo se lo lleva otro. Hay que luchar, adaptarse, renovarse, aprender, leer, comprender, informarse, ilusionarse...HUMANIZARSE, SINCERARSE, ENCONTRARNOS A NOSOTROS MISMOS, imaginar, proponer, cambiar, revolucionar, progresar...

-En mi educación:

Veo cómo nos reducen los profesores y nos amontonan en clase, me parece indignante que se recorte en educación de forma tan drástica. Si no creen en nosotros, si no nos ofrecen todas las posibilidades posibles, si no nos forman, ¿CÓMO PRETENDEN QUE PROSPERE LA SOCIEDAD? Deberían apoyarnos mucho más, yo pienso que la educación es la base de una sociedad y sin ella no vamos a ningún lado. También creo que se deberían impartir las clases con más métodos que los convencionales, despertar otro tipo de curiosidades y virtudes, etc.

¡EDUCACIÓN DE CALIDAD!

-En general:

Veo cómo suben los precios de todo y mejora la calidad de vida en muy poco. Suben los impuestos, sube la luz, el agua, el butano, el tabaco y un largo etcétera; veo cómo se hacen recortes en educación, sanidad, I+D+I; y otro largo etcétera. Pero no veo recortes en la Iglesia, no veo menos diputados en el Congreso ni ninguna noticia de bajada de sus sueldos, no veo en la cárcel a todos los responsables de esta crisis, ni saco en claro quiénes son realmente; no veo cambios importantes positivos a raíz de tanto recorte y tanto lío, lo único que veo es que todo el peso de esta crisis cae en la clase obrera y baja, lo único que veo son más personas en la calle rebuscando en la basura, lo único que veo es descontento social, disputas, malas noticias, desesperación, miedo, más pobreza...¿Cuál es realmente una buena solución? ¿De verdad estas medidas que se emplean son necesarias y efectivas o hay posibilidades más eficaces? ¿Son igualitarias estas medidas? ¿Qué podemos hacer nosotros?
¿HASTA DÓNDE VAMOS A LLEGAR? !!


*Mis propósitos relacionados con el tema:

-Apuntarme al paro, informarme de las posibilidades que ofrecen (cursos...).
-Terminar bachiller y seguir estudiando.
-Viajar y aprender de otras culturas.
-Aprender inglés.
-Hacer alguna cosa por la tarde para motivarme y distraerme; por ejemplo, apuntarme al gimnasio o a clases de baile.
-Aprender a hacer un curriculum y explorar/tener mis primeras experiencias en el mundo laboral.
-Aprender en general de la vida y las posibilidades que tengo a mi alcance.


Otra experiencia diferente relacionada con el tema:

Tengo un amigo, español, vive con sus padres y sus cuatro herman@s, tod@s son menores que él, y él tiene 19 años.
Con la crisis económica, su familia se ha visto muy afectada, han tenido que mudarse y sus padres han perdido los empleos. La situación ha ido empeorando poco a poco hasta ser insostenible, y mi amigo desde hace tres meses trabaja muchas horas en una panadería para mantener a su familia.
Veo cómo su estado de ánimo es cada vez más bajo. Al principio estaba entusiasmado, porque había conseguido empleo, era una novedad y un cambio importante; pero ahora observo que va al trabajo únicamente por necesidad y obligación y es, en todos los sentidos, su rutina. No le veo motivado y además está bastante desanimado por problemas de otro tipo, no le veo disfrutar como debería hacerlo un chaval de 19 años y tiene preocupaciones que considero que no le corresponden.
He añadido este ejemplo, porque considero que es importante el hecho de que siendo tan joven mantenga a toda su familia y no disfrute de la forma de vida que le corresponde a un chaval de su edad. Es un claro ejemplo de los efectos que puede tener la crisis, ya que no es sólo la familia de este chaval la que ha tenido que adoptar estas medidas y hay muchas más que están en la misma situación e incluso peor.

IES Joanot Martorell. Estudiante de Bachillerato.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada