dimarts, 10 d’abril de 2012

Teixeiro

Eu estou aqui en Teixeiro. Poca gente entra a Teixeiro voluntariamente, para nosotras es fácil, solo van a ser unas horas sin libertad. El proxecto Anoca nos da esa oportunidad, así como da por unas horas 'libertad' a los estudiantes de Teixeiro cuando están en los centros educativos contando sus experiencias. Puede parecer raro escoger como destino durante las vacaciones Teixeiro, llevar el Obrim a tierras gallegas, donde por mucho frío que haga, tod@s nos han acogido con cálidos momentos. Intentaremos poner sobre el papel algunas de las sensaciones de las horas de Teixeiro, aunque nos resulta bastante complejo. Por dos días formamos parte de la escuela, la pasarela que vimos en los vídeos, la pasarela de la libertad, hoy la recorremos con los paneles de la exposición. Escuchamos los sonidos de las puertas al cerrarse y nos encontramos con las pinturas de la catedral y la torre de Hércules en los muros. Recordamos el camino sin haberlo hecho antes, imágenes que habíamos visto y creado con las palabras de Juan, Miguel, Juan Luis y Benito. Desde el día anterior teníamos 'bolboretas' en el estomago, lo difícil cuesta un poco, lo imposible un poquito mas. Tod@s sabíamos lo difícil que seria conseguir la visita de la EPAPU de Teixeiro a la 'trobada Obrim' en Alicante, se pudo hacer y fue inolvidable para tod@s. Ahora no podemos tod@s devolver la visita pero nuestra sensación es entrar acompañadas de 'tots els donyets i fades' a Teixeiro. La experiencia, como comentamos, inexplicable, hemos montado muchas veces, pero llenar de colores e ideas de tantos estudiantes las paredes de la biblioteca de Teixeiro es especial, y además nos encontramos con las miradas de curiosidad de tod@s, por supuesto, las que más, las nuestras. Un momento que esperábamos llegó... ver y abrazar a Juan meses después, a muchos kilómetros de donde lo conocimos, aprovechando para pedalear hacia atrás, para volver a vivir de alguna forma muchos instantes, pendientes del momento presente. Será difícil la despedida otra vez. Las horas en Teixeiro pasa muy lentamente, ya nos lo comentaron fuera y nos lo han recordado dentro, la escuela es muy importante para romper la rutina, para que los días no sean eternos, para compartir, para aprender, para vivir. En cambio, nuestro tiempo en Teixeiro es corto, rodeadas de tantas voces e historias, hablando, escuchando, reconociendo... Mañana volvemos a Teixeiro, unas horas más...
Carme y Jose

1 comentari:

  1. Hola Juan, Miguel, Juan Luis y Benito, que alegría volver a veros. A distancia volvemos a ver vuestra realidad, qué suerte para nosotros tener el Obrim y EPAPU "enredados" porque con esta visita a Teixeiro recordamos que somos "cuidatans cuidats". Gracias Jose y Carme por hacer posible este "pessic d'utopia"
    Ana

    ResponElimina