divendres, 30 de setembre de 2011

dimecres, 28 de setembre de 2011

dilluns, 26 de setembre de 2011

Basura

"Una persona en un año puede llegar a generar unos 726 kg de basura"


Roxanne 3ºESO-D. IES Catral

Món titella

Món-titella
Mollie Brooks. IES Azud de Alfeitamí

dissabte, 24 de setembre de 2011

John and Michael


John and Michael celebrates the special friendship between two men with Down syndrome. They became best friends in the group home where they lived. They truly loved each other and were like family, supporting each other through scary and lonely times, sharing domestic chores, acting silly together and having fun. Their friendship brought joy to day-to-day routines. When John died suddenly of a heart condition, Michael’s grief was enormous. His love and imagination and memories of their good times together helped him cope.

divendres, 23 de setembre de 2011

Cartas a Nora

Cartas a Nora. Isabel Coixet. Una chica boliviana se acercó a Isabel Coixet para escuchar a hurtadillas una conversación sobre el mal de Chagas. “Sé que usted hace cine”, les interrumpió la joven. Nora, así se llamaba, se ofreció a contarle su propia experiencia con el Chagas. El mal de Chagas se trata de una infección de origen parasitario que afecta a 18 millones de personas en América Latina. Así nació Cartas a Nora: una joven boliviana emigra a España, concretamente a Barcelona, con la intención de poder mantener en la distancia a su familia lo más lejos posible de la miseria y de la “vinchucha”, la chinche que transmite el Chagas. Nora trabaja cuidando ancianos por las mañanas y haciendo de canguro en una familia por la tarde. Desde su país llegan las cartas –la voz en off del corto- que le informan de la enfermedad del Chagas que padece uno de sus familiares.

Bandera


Canción de Aterciopelados.
Letra: Quien dice cual es la bandera que sobre un pedazo de tierra ondea, quien decide quien tiene el poder de limitar mi caminar, dime quien. Qué quien es usted, que donde nací, entonces no puede venir por aquí. Qué de que color es y que donde nací, entonces no puede venir por aquí... Quien dijo que un trozo de tela cierra las puertas y las fronteras, quien delimita este mi planeta, si soy tercermundista ni empaco mis maletas. Que quien es usted, qué donde nací, entonces no puede venir por aquí. Qué de que color es, y que donde nací, entonces no puede venir por aquí... Cómo te vas a aprovechar de que no tengo papeles, de que soy ilegal. Mi trabajo humilde y tenaz vale lo mismo que el tuyo, o quizás mas... Qué quien es usted, que donde nació, entonces no puede entrar a esta nación, es usted conquistado, no es conquistador, usted no puede soñar con una vida mejor...

dimarts, 20 de setembre de 2011

La recicleta

El cortometraje "La Recicleta", del colectivo Colombia en Off aborda el tema del consumo responsable.
Del 16 al 22 de septiembre 2011 se celebra la Semana Europea de la Movilidad como una oportunidad para reflexionar sobre los problemas que genera el abuso del coche en nuestras ciudades, así como de ensayar medidas que luego puedan hacerse permanentes para permitir una movilidad más sostenible.
Más información: Ecologistas en Acción 

 Miguel Brieva. http://blog.clismon.net

"Obrim" en el Centro Ocupacional Azahares




dilluns, 19 de setembre de 2011

Pobrezas

Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no tienen silencio ni pueden comprarlo.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que tienen piernas que se han olvidado de caminar,
como las alas de las gallinas se han olvidado de volar.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que comen basura y pagan por ella como si fuese comida.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que tienen el derecho de respirar mierda,
como si fuera aire, sin pagar nada por ella.
Pobres,
lo que se dice pobres
son los que no tienen más libertad de elegir entre uno y otro canal de televisión.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que viven dramas pasionales con las máquinas.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que son siempre muchos y están siempre solos.
Pobres,
lo que se dice pobres,
son los que no saben que son pobres.

Patas arriba. La escuela del mundo al revés. Eduardo Galeano.

diumenge, 18 de setembre de 2011

Claudia

Claudia, 6 años



Diseñando el 'juego de juegos'

dissabte, 17 de setembre de 2011

Desenfocament de gènere


Considerant, per una banda, l'equitat de gènere com un objectiu sense el qual no són possibles el desenvolupament i la justícia social als països del Sud. I per una altra banda, tenint en compte la importància dels mitjans de comunicació com a elements omnipresents que generen diàriament la realitat que coneixem. Es mostra com la falta de presència i la repetició d'estereotips en el tractament de les dones als mitjans de comunicació, perpetua la discriminació i impedeix la transformació de la visió social que es té de les dones. Posant així sobre la taula el debat sobre la responsabilitat dels medis com a canals de comunicació que legitimen els missatges que van construint l'imaginari col·lectiu de la societat civil. La situació s'agreuja quan parlem de la representació de la realitat del Sud, de les dones del països del Sud. Un sector de la població que és noticia, deixant de banda els desastres naturals i les situacions de conflicte, quan es parla de cooperació al desenvolupament. Un àmbit en el qual se les relega a un paper de maternitat i de sustent familiar. Una injustícia més per vèncer.
http://www.quepo.org/ca/ 

divendres, 16 de setembre de 2011

dimarts, 13 de setembre de 2011

consumo + felicidad

Si en un buscador en internet se pone “consumo + felicidad” salen miles de artículos.
Todos hablan de infelicidad.
Extracto del libro: Relatos sobre cosas que aún no están en venta. Ecologistas en Acción.

La finestra de l'Altaia

Aliño humano

Marina y Mollie. IES Azud de Alfeitamí

Mons

 Món-mare
 Món-biberó
Mollie Brooks. IES Azud de Alfeitamí

Mi hermanito luna

En “Mi hermanito de la luna”, una niña explica con sus propias palabras sus impresiones sobre su hermanito autista, cómo es jugar y vivir con él, qué hace, qué le disgusta, por qué es diferente a los demás niños.

El restaurant del món

Finestres al Món ha produit el curtmetratge “El Restaurante del Mundo“ (2007. Dir. P.Nogueroles, C.Diaz, M.Subirós), una dinàmica en la qual es convida per sorpresa a un grup de nens i nenes de 8 anys de Teià (el Maresme) a un berenar. Amb el joc experimenten un repartiment desigual del menjar i es posen a la pell dels milions de persones que pateixen gana al món. Al mateix temps, aquests infants, amb una mirada innocent però realista, exposen les seves propostes per acabar amb la fam.
Finestres al món

dissabte, 10 de setembre de 2011

Preparando el 'juego de juegos'

En el Azud hemos empezado con muchísima energía. Estamos preparando el 'juego de juegos' que viajará este año con la exposición de centro en centro. Empezamos el jueves a contar la historia de una lata de aluminio y un rollo de papel higiénico. Nuestro espacio para idear y pensar el juego es el mejor, acompañando en la cantina a Socorro en sus mañanas pacientes de atendernos a tod@s, rodeados de profesores que van y vienen a las reuniones, docentes sorprendid@s de vernos trabajando una semana antes de empezar la rutina diaria. Y a la vez que investigamos nuestras cosas, interpretamos nuestras viñetas... nos contamos nuestras vidas, fabricamos más recuerdos para contar mañana y dibujamos en el aire las aventuras que queremos vivir junt@s este curso.
Y los duendes trabajadores que habitan la cantina del Azud por las mañanas son: Teresa, Andrés, Carmen, Carolina, Andrea, Marina y Mollie.


dijous, 8 de setembre de 2011

¿Para qué sirve un oso?

"Al amarillo, al amarillo, al amarillo, tira la botella al contenedor amarillo”, le pide Chaval, un zoólogo californiano, a Rosa, una maestra muy poco concienciada de la escuela del pueblo asturiano donde transcurre. La realidad de la destrucción del planeta y el poco caso que le hacemos son el punto de arranque de esta divertida fábula ecológica dirigida por Tom Fernández. Tal y como están las cosas, para seguir cuidando el planeta hay que tener mucha fe. Y es precisamente lo que pierde Guillermo, el reputado biólogo al que da vida Javier Cámara. Tras años investigando los efectos del calentamiento global en la Antártida y viendo que no hacemos nada para que estos remitan, decide tirar la toalla y volver a su tierra, Asturias, para vivir como las “personas normales” a las que no les preocupa en absoluto el medio ambiente. Pero una vez allí, descubre la fe a prueba de bombas de su hermano Alejandro, papel interpretado por Gonzalo de Castro, en la búsqueda de unos osos que parecen haberse ido de los bosques asturianos para no volver.
El mensaje está claro: si cunde el desánimo, lo perdemos todo. Y todos y todas podemos hacer algo en nuestro radio de acción, en nuestros hábitos cotidianos para cuidar el planeta.

dimecres, 7 de setembre de 2011

¡Pobre mundo rico!

Es signo de gran pobreza que alguien necesite muchas cosas, porque de ese modo demuestra que carece de las cosas del Gran Espíritu. Los Papalagi son pobres porque persiguen las cosas como locos. Sin cosas no pueden vivir. Cuando han hecho del caparazón de una tortuga un objeto para arreglar su cabello, hacen un pellejo para esa herramienta, y para el pellejo hacen una caja, y para la caja, una caja más grande. Todo lo envuelven en pellejos y cajas. Hay cajas para taparrabos, para telas de arriba y para telas de abajo, para las telas de la colada, para las telas de la boca y otras clases de telas. Cajas para pieles de las manos y las pieles de los pies, para el metal redondo y el papel tosco, para su comida y para su libro sagrado, para todo lo que podáis imaginar. Cuando una cosa sería suficiente, hacen dos. Si entras en una cabaña europea para cocinar, ves tantos recipientes para la comida y herramientas que es imposible usarlos todos a la vez. Y por cada plato hay un tanoa distinto: uno para el agua y otro para el kaua europeo, uno para los cocos y otro para las uvas.
Hay tantas cosas dentro de la choza europea, que si cada hombre de un pueblo samoano se llevase un brazado, la gente que vive en ella no sería capaz de llevarse el resto. En cada choza hay tantos objetos que los caballeros blancos emplean muchas personas sólo para ponerlos en el sitio que les corresponde y para limpiarles la arena. Incluso las taopou de alta cuna emplean gran cantidad de su tiempo en contar, rearreglar y limpiar todas sus cosas.
Todos vosotros sabéis, hermanos, que cuento la verdad que he visto con mis propios ojos, sin añadir a mi historia ninguna opinión. Por eso creedme cuando os cuento que hay gente en Europa que presionan un palo de fuego en sus frentes y se matan, porque prefieren no vivir a vivir sin cosas. Los Papalagi turban de todos los modos posibles sus mentes y enloquecen pensando que el hombre no puede vivir sin cosas, como no puede vivir sin comida.
También por eso, nunca he sido capaz de encontrar una choza en Europa donde pudiera descansar del modo apropiado en mi estera, sin nada que estorbara mis miembros cuando quería estirarme. Todas aquellas cosas lanzan destellos de luz o gritan chillonamente con las voces de sus colores, de tal modo que no podía cerrar mis ojos en paz. Nunca hallé el verdadero reposo allí ni fue mayor mi nostalgia por mi cabaña samoana; esa cabaña en la que no hay nada más que una estera para dormir y un envuelve-cama, y donde nada te turba salvo la suave brisa del mar.
Los que tienen pocas cosas se llaman a sí mismos pobres o infelices. Ningún Papalagi canta o va por la vida con un destello en su mirada cuando su única posesión es un recipiente de comida como hacemos nosotros. Si los hombres y mujeres del mundo de los blancos residieran en nuestras cabañas, se lamentarían y afligirían, e irían a buscar rápidamente madera de los bosques y caparazones de tortuga, vidrios, fuerte alambre y llamativas piedras y mucho, mucho más. Y moverían sus manos de la mañana hasta la noche, hasta que la choza samoana estuviera llena de objetos enormes y pequeños que se rompen fácilmente y son destructibles por el fuego y la lluvia, y que por esto deben sustituirse todo el tiempo.
Cuantas más cosas necesitas, mejor europeo eres. Por esto las manos de los Papalagi nunca están quietas, siempre hacen cosas. Ésta es la razón por la que los rostros de la gente blanca parecen a menudo cansados y tristes y la causa de que pocos de ellos puedan hallar un momento para mirar las cosas del Gran Espíritu o jugar en la plaza del pueblo, componer canciones felices o danzar en la luz de una fiesta y obtener placer de sus cuerpos saludables, como es posible para todos nosotros.
Tienen que hacer cosas. Tienen que seguir con sus cosas. Las cosas se cierran y reptan sobre ellos, como un ejército de diminutas hormigas de arena. Ellos cometen los más horribles crímenes a sangre fría, sólo para obtener más cosas.
Ahora el hombre blanco quiere hacernos ricos trayéndonos sus tesoros, sus cosas. Pero esas cosas son como flechas envenenadas, que matan a aquellos en cuyo pecho se han introducido. Una vez oí, por casualidad, decir a un hombre que conoce bien nuestras islas: “Vamos a forzar nuevas necesidades en ellos”. ¡Las necesidades son cosas! Y aquel sabio dijo más: “Entonces podemos ponerles a trabajar también fácilmente”. Quería decir que tendríamos que usar la fuerza de nuestras manos para hacer cosas, cosas para nosotros mismos, pero principalmente para los Papalagi. Debemos estar también cansados, encorvados y grises.
Hermanos de muchas islas, debemos mantener nuestros ojos muy abiertos, porque las palabras de los Papalagi saben como los dulces plátanos, pero están llenas de flechas escondidas que saldrán para matar toda la luz y alegría que hay en nosotros. No olvidemos nunca eso. Aparte de lo que nos ha dado el Gran Espíritu, precisamos muy poco. Él nos dio ojos para ver las cosas, pero necesitáis más que todo el tiempo de nuestra vida para verlas todas. Y nunca pasó mayor mentira por los labios de un ser humano como cuando el hombre blanco nos dice que las cosas del Gran Espíritu tienen muy poco valor, pero que las coas que ellos producen son más útiles y valiosas. Sus propios objetos, son numerosos, resplandecientes y brillantes, lanzan miradas seductoras a nuestro sistema de vida y se nos imponen, pero nunca hacen el cuerpo de un Papalagi más bellos, sus ojos más brillantes o sus mentes más agudas. Ésta es otra razón por la que sus cosas tienen poco valor y las palabras que pronuncian y fuerzan violentamente nuestra consciencia, son pensamientos empapados de veneno, las eyaculaciones de un espíritu maligno.”
Scheurmaun, E (1977) Los papalagi (los hombres blancos)
Discurso de Tuiavii de Tiavea, jefe samoano. Barcelona. Integral
Viñeta: Miguel Brieva

dilluns, 5 de setembre de 2011

Al Cerro de Potosí

A quien procuran fogosos su acendrada plata, cortan el viento por adquirirla, surcan el mar por hallarla y trastornan la tierra por tenerla.
Al Cerro de Potosí, Señor de 5000 indios que le sacan las entrañas, cuerpo de tierra y alma de plata, imán de voluntades.
Bartolomé Arzans de Urzua y Vela S. XVIII


Viñetas del libro: La  herencia de la mina. Ingrid Tapia

diumenge, 4 de setembre de 2011

En Río-Mar

Me llamo Pilar Garrido.
Soy de Montero
Santa Cruz de la Sierra.
No me trajo aquí el exilio
ni menos el peregrino deseo
de conocer otras tierras.
La pobreza en mi país
me dio alas para el vuelo
que me arrancó de raíz.
Hace ya tiempo que vivo en Queens
y trabajo en Manhattan,
en este bar
de nombre tan bello
(Río-Mar)
como la letra
de un hermoso bolero.
Y ¡helay!, no me quejo,
pues no me va mal.
Sin embargo, a veces, siento
que mi vida no es mucho más
que una hoja al viento,
y esta amada ciudad
un barco ebrio
sacudido por la tempestad
inclemente del dinero.
Entonces, para no desesperar,
cierro los ojos y me encomiendo
a la santa serenidad
de las palmeras de Montero.
Mitre

Soy un niño aymara

 

dissabte, 3 de setembre de 2011

Susana

Yo quiero un Mevio

Yo quiero un Mevio.

Yo, ya no quiero más un novio,
quiero un medio.
Y para vos quiero un tevio.

Yo, ya no quiero más un novio.
Porque si yo busco un novio,
luego viene el casamiento.
Y eso es seguirme noviendo.
Porque cuando dices: “estoy con vos en casa”;
entonces estás diciendo: “aunque tu sabes que miento”.

Yo, ya no quiero más un novio.
Porque la vez que tuve un novio,
se fue y novio.
No vio lo que yo era.
No vio que yo allí estaba.
No vio que lo esperaba.
No vio que yo lo amaba.

Yo, ya no quiero más un novio,
quiero un mevio.
Y para vos quiero un tevio.
Y desde entonces sabrás,
que es un casaverdad.

Sandra (Argentina)

Las palabras crean cosas. Santo Tomás de Aquino.

Si las palabras crean las cosas, entonces cuando digo que quiero un novio estoy declarando con mi boca una persona que no ve. Es por eso que las relaciones de pareja no resultan. Y la otra persona se va, porque lo que estoy pidiendo para mi mida es un novio, una persona que no me ve. Y si después de tener un novio me casé, la relación de pareja seguirá no funcionando, porque lo que declare y concrete con esa persona fue un casamiento, lo cual se puede traducir miento en casa. Mentir en casa es una nueva forma de seguirte no viendo. En cambio si nuestras palabras fuesen otras, las cosas serían otras. La relación de pareja sería feliz porque tendría un mevio (alquien que tuvo la capacidad de verme) o un tevio (alquien que tuvo la capacidad de verte). Y con esa persona lo que tendrías es un casaverdad, para que tu posterior relación sea que estés en casa con él, te diga la verdad y seas feliz. Y sea feliz.
Sandra