dilluns, 28 de febrer de 2011

Que me aproveche

Me llamo EPM-895, nací en una granja familiar, muy pequeña, pero lo suficientemente grande como para que todos los animales que allí vivíamos pudiéramos hacerlo decentemente. Recuerdo que teníamos, los cerdos, una cochiquera. Las gallinas un corral para que pudieran poner a gusto sus huevos. Los patos su estanque. Recuerdo también que habían largas praderas verdes, con frondosos bosques en los que las cabras pastaban a su gusto junto con un pastor y el perro, Chippy. No contaba aún los dos años de edad cuando mi hermosa granja se convirtió, casi por arte de magia, en la fábrica agropecuaria que nos condenaría a todos a una muerte, dura, dolorosa, injusta y vergonzosa. Hoy día, sigo aquí, son prácticamente incontables la cantidad de hormonas y antibióticos que me suministran todos los días, a todas horas. Sigo sin saber para qué sirven, incluso he visto algunos de los bultos provocados por dichos medicamentos, creo. Tengo compañeros al lado mía, a penas nos podemos mover, si acaso dos centímetros, no más. Escucho frecuentemente los gritos de las gallinas al cortarles el pico, y nadie puede hacer nada. Me toca, ya son veinte los cerdos que han matado delante mía, sé que el siguiente soy yo, también sé que nadie me escuchará porque no puedo hablar, porque sólo soy un animal. Me están atando las patas, y acto seguido me han puesto boca arriba, suspendido en el aire de un palo. Noto como una cuchilla atraviesa mi estómago, de lado a lado, sigo sin poder hacer nada. Primero el hígado, después el páncreas, más tarde el corazón. He muerto, que aproveche.

Hola, me llamo Abeto, tengo 7532 años, soy muy alto y robusto. Los humanos, hasta ahora, me han respetado, supongo que ha sido por mi antigüedad. Al estar encima de la montaña Fulu en Dalarma, Suecia, podía contemplar cómo ejemplares prácticamente idénticos a mí, aunque menos viejos, caían ante la más potente máquina de destrucción existente, el humano. Ese humano que dice ser el mejor de todas las criaturas que habitamos el mundo, por su “inteligencia”, es el mismo que poco a poco, y cada vez más rápido, acaba con él. Entiendo que necesite recursos, que tale a algunos de los ejemplares de mi especie u otras, incluso a mí si mi uso va a ser de utilidad, si no voy a ser derrochado. He visto cómo se matan entre ellos, sin razón aparente, a sangre fría, sin piedad... Cada vez que quieren más, tienen menos. Sigo viendo cómo abusan indiscriminadamente de nuestra madera, día a día nuestro terreno disminuye, parece que no sepan que somos nosotros lo que les proporcionamos oxígeno, los que condicionamos su atmósfera, y todo esto para que después hagan lo que hacen. Va llegando el día de mi tala, y me resigno, no puedo hablar, y aunque pudiera hacerlo dudo que me escucharan, soy el último y mi muerte es inminente. Noto el primer corte, cerca de mis raíces, a pesar de medir cerca de los 160 metros, siento el dolor... Segundo corte, cada vez más profundo, cada vez más dolor, van por la mitad y mi savia se agota, me seco poco a poco, matadme del todo, éste es demasiado sufrimiento para mí. Me quedan apenas escasos minutos, me pregunto a dónde iré, despedazado, sí, pero a dónde. He muerto.

Buenas, mi nombre es Daniel, ésta mañana me he despertado con ganas de romper cosas, estoy realmente cabreado, no quiero pensar, nada me importa, saldré fuera, a ver si así consigo despejarme un poco. Voy andando, por un parque, rompo ocho flores y mato tres escarabajos peloteros, mi vida vale más que la suya, a pesar de que eso no consiga nada, lo sigo haciendo. Ahora son las siete menos cuarto, tengo que darme prisa o llegaré tarde al trabajo, de camino voy bebiendo una lata de coca-cola, la tiro al suelo, qué más me da. Son ya las 2, toca talar el último árbol, un abeto, de siete mil y pico años, va a ser divertido, la caída será lo mejor, y la cantidad de edificios que vayan aquí tendrán unas vistas preciosas, qué emoción.. Ha terminado mi jornada laboral, y tengo muchísima hambre.. Llegaré a mi casa y comeré. Al mirar el envase vi que la carne provenía de un tal EPM-895, supongo que será un cerdo. Estoy lleno, sinceramente, no me apetece más, a la basura.. Yo sacio mi hambre, yo como, yo malgasto, yo vivo bien, yo disfruto, yo tengo agua, y aún así me siento desgraciado, derrocho, no pienso... Afortunadamente, creo, no todos son como yo.
Que me aproveche.
Marina y Mollie. 3r ESO, IES Azud de Alfeitamí

diumenge, 27 de febrer de 2011

Citoplasmas en medio ácido

Las terribles y divertidas consecuencias de una clase aburrida.

Hasta las huevas



¿Hay algo peor que ser un salmón de piscifactoría masificada? Sí, ser un salmón empanado que en vez de ser comido acaba pudriéndose en una pecera. Eso desde el punto de vista de un salmón, aunque desde el punto de vista humano la cosa no mejora mucho.

Dice la gente

La televisión

Kit kat



Greenpeace va iniciar una ciberacció contra la marca Nestlé per demanar que no s'utilitze més oli de palma del proveïdor Sinar Mas ja que aquesta companyia està destruint bosc verge d'Indonèsia per tal de plantar.

Greenpeace ha tingut la sort o la desgràcia de què Nestlé ha vetat la versió anglesa del vídeo penjat a Youtube on s'ironitzava sobre la parèntesi que provoca menjar-se un Kit Kat. Això ha provocat la indignació de molta gent i la noticia s'ha escampat per la xarxa ràpidament.

L'exposició està en l'IES Jorge Juan (Alacant)



¡Es nuestro hogar!

IES Altaia, Altea


Me despierto

Me despierto. No quiero ver la realidad que existe fuera de mi habitación desordenada. No quiero ir al instituto y no quiero ver a todos mirándome, mirando a la grasa en mi cuerpo. Pero tengo que ir. No puedo quedarme sola en mi habitación para siempre. Así que me levanto. Me miro en el espejo, y mis peores pesadillas empiezan a explotar en mi mente como burbujas. Puedo ver como soy. Puedo ver el peso. Puedo ver que tengo que perderlo.
Me salté el desayuno. Es muy fácil. Pero es más difícil cuando llego al instituto y estoy en el recreo. He estado sentada en la clase durante horas y no puedo concentrarme por mi estómago vacío. Me siento enferma, pero no voy a comer. No voy a dejar que el hambre obtenga lo mejor de mí.
Ha llegado la noche, y sólo he comido un poco de lechuga y tomates. Es cada vez más fácil saltarse la comida. Estoy cerca de sentir... más como yo. No a mí en un traje de gorda. No a mí odiando lo que veo en el espejo. Me miro en el espejo. Siento hambre, pero la controlo. Debo haber perdido peso.
Me miro en el espejo, y aún odio lo que veo.
Cinco semanas más tarde, he perdido casi 38 libras. Estoy orgullosa, pero tengo que perder mucho más. Mi madre no deja de hacerse preguntas ridículas y sigue diciendo que soy... Dios, odio esa palabra. ANORÉXICA. Pero no lo soy. Sé que no lo soy. Estoy siguiendo una dieta. Pero, en realidad, estoy feliz. Ella debe ver que estoy perdiendo peso. La gente tiene que verlo. Pero, ¿por qué no puedo verlo yo?
Cinco semanas después mamá no se deja de preocupar. Mis maestros la llaman, diciendo que no me concentro y que estoy demasiado pálida. Evito hacer deporte, porque (no me gusta admitirlo), me duele cuando salto, me duele al correr, al moverme rápidamente. Siempre digo a la maestra que me duele el pie, o que me ha bajado la regla. Pero eso es otro problema. Ya no me baja la regla. La gente se rie, diciendo que mi pelo tiene mucha grasa. No puedo ganar, estoy demasiado gorda o demasiado delgada. Sé que he perdido peso, y eso es lo único que me importa. Pero todavía me miro en el espejo y veo la grasa pegada en mi cuerpo. Sólo necesito perder un poco más, y entonces, puede ser posible que, me pueda mirar en el espejo y sonreir. Hace mucho tiempo desde que he sonreido.
Un mes después. He despertado, pero no en mi habitación, sino en una habitación pequeña y blanca, con flores al lado, y oigo voces. ¿Estoy muerta? Intento abrir los ojos, pero no tengo el poder. Finalmente puedo abrirlos. No tengo el poder para que se queden abiertos durante más de cinco segundos. Puedo oir mejor las voces, diciendo que había colapsado. Que había perdido tanto peso que mi cuerpo había empezado a comer mis músculos. Que he escapado a la muerte. Puedo ver unos tubos, girando por todo mi cuerpo, y oigo las voces diciendo que los tubos son un medio de entrada de comida a mi cuerpo. Están explicándolo a mi madre. Puedo escuchar la preocupación en su voz, y cuando abro los ojos, puedo ver el cansancio en sus ojos, y el miedo en su expresión.
Me pregunto a mí misma, ¿por qué debo dejar que entre comida en mi cuerpo después de todo el peso que he perdido? Pero, me paro a pensar, y ese pensamiento me hizo darme cuenta de porqué voy a permitir que continúe mi vida. Fue el hecho de que yo estoy aquí muriendo, muriendo con este peso porque no quiero comer. Pero una chica de mi edad en África se está muriendo con su peso porque no puede comer.

Evangeline Grace Letch

dissabte, 26 de febrer de 2011

La banca ètica

POESÍAS Y VIÑETAS VISUALES




LA FINESTRA DEL IES LA MOLA SE RENUEVA CON POESÍAS VISUALES Y VIÑETAS SOBRE EL TEMA DE LA SOSTENIBILIDAD.
Esta vez los encargados de plasmar sus ideas en la ventana de “Obrim una Finestra al Món” han sido todos los alumnos de 4º de ESO que cursan la asignatura de Plástica.
Con estas viñetas y poesías hemos pretendido que nuestros alumnos reflexionen sobre el papel del ser humano en el cuidado y conservación del entorno. En otras palabras,“narrar con imágenes” interpretar y producir mensajes visuales con diversas intenciones comunicativas.
Si examinamos con detenimiento cada una de estas poesías y viñetas vemos que la mayoría de ellas, están extraídos de la vida cotidiana y del entorno habitual. Se trata de una importante recopilación de imágenes que delatan en su mayoría acciones contrarias a una buena relación con el medio ambiente. Es grato descubrir la mirada del adolescente hacia lo que le rodea.
En resumen, los alumnos se han divertido mucho y han asumido como pensamiento propio, la parte de responsabilidad que todos tenemos en la conservación del medio ambiente. Son tantas las viñetas presentadas por nuestros alumnos que es difícil seleccionar sólo unas pocas para presentarlas aquí, así que montaremos unos murales para que puedan sumarse a la exposición itinerante.

¿Un mundo para todos?


Noel Llamazares 2º A




Ainoha Ortega 1ºC

divendres, 25 de febrer de 2011

Interesante

Cristian Pedraza, 3ºC, IES Azud de Alfeitamí

dijous, 24 de febrer de 2011

¡Podemos hacerlo!


Marina Muñoz, Andrés Torregrosa. 3r ESO, IES Azud de Alfeitamí

dilluns, 21 de febrer de 2011

Obrim una finestra al món està en Asp

APDA, Asp. Facundo está en casa.



Un día cualquiera

Un día más, las 4:00 de la mañana, aproximadamente. Me levanto de la cama, si es que se le puede llamar así, un bulto de paja cubierto con trapos rasgados.

Hace frío. Ya son las 4:30. Aún me queda un largo camino para ir a la escuela ya que la más cercana a mi casa queda a 12 km. El camino es largo. Son ya las 5:30 y está a punto de amanecer pero aún queda un poco de camino a oscuras, con el miedo dentro a delincuentes y ladrones.

Poco a poco, a la par que el sol despierta, el miedo desaparece. Las 6:30 y el pueblo ya se ve en el horizonte. Estoy cansado, tengo sed y hambre, aunque tendré que esperar a llegar al pueblo. Allí quizás haya suerte y encuentre algo de comer.

Por fin he llegado al pueblo y el sol ya ilumina sus calles. Los pocos comercios abren sus puertas y las calles se empiezan a llenar de personas, la mayoría con problemas de desnutrición a causa de la pobreza generalizada.

Son las 7:30. La escuela se encuentra al otro lado del pueblo, pero ya casi he llegado. Cerca de la escuela hay un pozo común y podré aprovechar para beber mientras llega la hora de entrar en clase.

Ya casi es la hora. No he podido comer nada desde la hogaza de pan que tomé ayer antes de dormir.

El timbre suena, las clases empiezan y en las aulas parece que se ha firmado un pacto contra la realidad. Nos divertimos, jugamos todos juntos y los maestros nos enseñan no sólo matemáticas y lengua sino algo más importante, el respeto por los mayores, por nuestros iguales y por nosotros mismos.

Las clases concluyen y, una vez más, la realidad despierta. Miedo, angustia y un pequeño sentimiento de esperanza para el futuro.

El camino de vuelta es largo y solitario, como en un desierto abrasador, y a penas me queda tiempo para trabajar un rato en el campo e irme a dormir. Al llegar la noche no hay mejor recompensa que una hogaza de pan y rezar por un mañana mejor.

Cristian Moreno Moreno. 1º Bachiller. IES Playa Flamenca

diumenge, 20 de febrer de 2011

Contaminación atmosférica

"En España 12 millones de ciudadanos respiran aire contaminado cada año"

La contaminación atmosférica provoca 16 000 muertes al año.

El tráfico es el principal causante de la contaminación atmosférica. La mayoría de las ciudades desarrollan políticas urbanísticas que siguen fomentando el uso del vehículo privado y no hacen una apuesta real por los modos de transporte público.

Para evitar la contaminación industrial, las soluciones van de la mano de un cambio de modelo energético. Este cambio está basado en el ahorro energético, el impulso a las energías renovables, el cierre de grandes plantas de combustión y el empleo de tecnologías limpias.

Nicole 2º ESO-D

dimecres, 16 de febrer de 2011

Gràcies

El diumenge Marina, Ana, Marcos, Alberto i Lluc van tornar a muntar una paradeta solidaria en el Villazgo de El Pinós. Un altre matí de treball, de demostrar que un altre món és possible granet a granet. Han recaudat 230 euros que aniran destinats a material escolar per a companys que han nascut en una altra realitat, que no coneixen, però amb els quals han teixit un llaç d'unió.
Gràcies per la vostra valentia, constància i il·lusió. Espere compartir moltes més experiències amb vosaltres.

Diario de una no-vida

Viernes, 5 de agosto de 2010:
Sigo en el hospital de campaña, con vanas esperanzas, llevo tres días sin probar una gota de agua. Ayer una niña se me acercó, le dije que se marchara rápido del lugar en el que me encontraba, pues si se adentraba podría encontrarse con cosas horribles que asaltarían sus noches y no dormiría en meses, y, desde luego, no le deseaba eso a nadie. Tengo ganas de llorar, supongo que no noto caer ninguna gota porque ya no queda agua en mi cuerpo, qué triste. Apenas 5 minutos me quedan, lo sé porque cinco hombres blancos han pasado por delante mía y aunque a penas tenga fuerzas para hablar puedo escuchar. Oigo decir a uno de ellos que no merece la pena mi vida repararían gastos en mí, porque estaba prácticamente muerto ya, mandaron a cavar el hoyo en el cual me enterrarían y cuando me fui a dar cuenta, ya no estaban allí. Desde luego me habría encantado poder decirles que sólo necesitaba agua, y un par de medicinas, no pude. Pero bueno, si mi muerte sirvió para salvar alguna vida.. no perdí del todo. Acabo de morir.

Lunes, 13 de enero de 2011:
 Ahora estoy en no sé muy bien dónde, tampoco sé el tiempo que estaré aquí, pero puedo ver el mundo entero, puedo contemplar desde el polo norte hasta el polo sur. Después de vivir lo que he vivido, más bien, después de vivir lo que no he vivido he de decir:
¿Cómo puede ser que mientras una mitad del mundo goza de toda clase de comida y bebida a menos de 500 m, la otra mitad ha de recorrer 2 km para poder transportar una garrafa de agua desde el río "más próximo" hasta la aldea en la que habita?
¿Para eso morí yo? ¿Para enriquecer, de alguna manera, a los más ricos y empobrecer a los más pobres?
Yo creía que el mundo entero estaba igual que yo, nadie se dignó a darme información, ni datos, nada. Ni siquiera sabía de la existencia del dinero, ni de que se derrochaban tantos miles de agua al día, agua por la que yo habría hecho barbaridades, lástima que no me quedaran fuerzas por la ausencia de comida.
Tampoco tenía constancia de que existían medicinas que lo curaban prácticamente todo, ni que en otros países se habían erradicado las enfermedades por las que murió mi hija. Maldita sea.

Domingo, 30 de octubre de 2540:
El mundo se ha acabado, insuficiencia de víveres y derroche extremo de agua. El 60% de personas murió por desnutrición, el 15% por deshidratación. Os preguntaréis qué pasó con el resto de personas, murieron como víctimas de una guerra que se desencadenó a causa de ésto. Ahora no hay humanos y todo, absolutamente todo, es mejor. Las hormigas pueden ya respirar tranquilas, al igual que los siluros u otras especies..

"Los humanos ya no aportamos nada a la naturaleza, sólo la destruimos..,"

Marina Muñoz, 3 ESO, IES Azud de Alfeitamí (Almoradí)

Se acabaron las lágrimas

diumenge, 13 de febrer de 2011

No és un joc


No és un joc

Reflexions de l'IES Sant Just Desvern

Nosaltres som molt privilegiats:

Aquells nens i nenes de països del tercer món no tenien drets, no tenien salut, no tenien importància... NO VIVIEN LA VIDA.

Aquest fet no pot ser, es impensable que en gran part del món, la gent visqui la mar de bé i que en altres parts no tinguin ni recursos per les necessitats bàsiques. Per exemple, els nens havien de treballar! Per poder menjar, tenir una casa, roba escassa... havien de treballar! Si, però no era un simple treball, era un treball molt dur i amb condicions extremes per infants. No entenc com països, continents, grans governs... puguin deixar que passin aquestes coses! Hauríem de millorar i ajudar a aquests països. Per exemple, en comptes de pagar uns impostos per millorar ciutats que ja són riques, destinar-los al tercer món. Hauria de ser un impost per tota la unió europea i EUA i altres països sense tants problemes econòmics. D'acord, molt bé, estem amb crisi econòmica des de ja fa bastant temps, però ells ho estan desde tota la vida! No reben recursos, per a la gent ells no compten, no els tenen a la seva ment.

Toni Ejarque ( 2º ESO C)

Nosotros somos muy privilegiados: por tener un sitio donde estudiar dignamente, por no trabajar, por tener padres que nos compran todo lo que queremos. Por tener un sitio donde vivir dignamente,por tener comida y más cosas que no necesitamos.

Al contrario de esos niños que tienen que levantarse muy temprano , para poder ir a trabajar y poder tener dinero ( muy poco) y así poder comer ,y con el pensamiento de que algún día tendrán un futuro mejor. Después de salir de trabajar , algunos niños van al colegio, que para ellos es un privilegio poder ir a estudiar. Nosotros nos quejamos porque no queremos estudiar , eso pasa porque los padres nos dan todos los caprichos que queremos, pero no nos damos cuenta de que hay niños que están sufriendo porque no tienen un sitio donde vivir, ni ninguna alimentacion.

Carla Pizarro (2º ESO C)

Nosaltres som molt privilegiats

El que més em va impactar de l'explotació dels nens va ser que començaven a treballar amb 3 o 4 anys alguns, feien feines molt dures. Els seus horaris eren des de molt d'hora del matí fins al migdia, després de dinar tornaven, continuaven treballant i després anaven a l' escola.

Un dels casos en que treballaven nens era que recollien mol·luscs de una “concha” sense sabates i només amb un guant a una mà, es podien clavar tot el que hi havia al terra com branques dels arbres, vidres...També els podien picar alguns insectes o fer mal alguns petits animals, era molt fàcil que agafessin malalties.

Un altre cas en que treballaven nens era a l'abocador, on descarregaven les deixalles, amb uns pals llargs amb un ganxo a les puntes desfeien, trencaven les bosses de deixalles i agafaven el que necessitaven. Aquests nens tampoc portaven sabates ni res, era molt probable que es tallessin, podien agafar molts virus també.

És una vida molt dura, però ells continuen per què han de sobreviure.

Meritxell Giner (2º ESO C)

Nosaltres som molt privilegiats 

En el mismo planeta...


Lo cierto es que no muchas personas se paran a reflexionar sobre todas éstas cosas tan importantes, o por lo menos yo no tengo constancia de ello. Mientras que nosotros nos quejamos por un simple dolor de cabeza, aún teniendo pastillas para calmar dicho dolor, ellos mueren por enfermedades que deberían estar erradicadas como ya lo están aquí. Y todo eso por el dinero, o mejor dicho, por la ausencia de éste. Últimamente me he dado cuenta de que anteponemos el poder a los humanos, a la humanidad en general y eso, para estar en el siglo XXI, me parece detestable. Si bien está claro que nosotros no hacemos mucho para cambiar eso, no reciclamos lo que deberíamos, tampoco ahorramos lo necesario y derrochamos aún más, si cabe. Lo que yo no veo lógico es que mientras millones de personas mueren al año de hambre otras tan se atiborran, y eso por no hablar de los grandes supermercados que tiran la comida que saben que no venderán (pero que sigue estando comestible)al contenedor en vez de dársela a esos millones de personas que matarían por una cuarta parte de los alimentos y la bebida que tenemos aquí a dos pasos.
Qué le vamos a hacer, sólo queda confiar en que piedra a piedra se cree el muro para salir de éste bucle que únicamente lleva a la perdición. 

Marina Muñoz 3ºD IES Azud de Alfeitamí (Almoradí)

Que nadie calle tu verdad

Sandra Cebrones 1ºC


Lorena Núñez 1ºE

Daría Melnichuk 1ºE


IES PLAYA FLAMENCA

dijous, 10 de febrer de 2011

Un pedazo de tierra

Los alumnos del IES Playa Flamenca empiezan a trabajar en el Obrim

Amber y Melissa 1ºC


Alejandro Remón 1ºE


Courtney Elisabeth Beer 1ºE
Los alumnos del centro han recibido la exposición con gran expectación e ilusión. La cara de sorpresa de la mayoría de ellos era digna de retrato. Como prueba, algunas de las hojas del libro de firmas: