diumenge, 25 d’octubre de 2009

Apaguemos la cerilla

Alejandro V., Cristina, Sole y Karen (3r ESO)
Yaiza, Raquel y Ana(1r ESO)





































Guatemala

Ixcán, Guatemala

L'estiu de 2009 vaig visitar dues comunitats xicotetes al nord de Guatemala, la comunitat Victoria 20 de Enero y la comunitat Punto Chico. Totes dues comunitats pertanyen al municipi de Cantabal, com l'anomenen els seus habitants, els maies, encara que el seu nom oficial es Playa Grande; aquest municipi està a la regió d'Ixcán, al nord del departament del Quiché, fent frontera amb Chiapas, Mèxic.

La regió és interior, la costa queda lluny, el paisatge està sembrat de camps de milpa (panís), l'aliment principal, de rius i de selva. Els camins són de terra. A Victoria i a Punto Chicho les cases són majoritàriament de fusta, la cuina funciona amb llenya, les xiquetes i les dones renten la roba al riu, i els xiquets acarregen feixos de llenya ben grans. Sovint caminen descalços, així les sabates duren més, fins i tot alhora de jugar a futbol són majoria els qui es lleven les sabates per córrer descalços darrere de la pilota.

Cada dia les xiquetes i els xiquets porten un got de plàstic a l'escola perquè li l'òmpliguen d'una beguda feta a base de panís o d'arròs amb aigua; a més, els donaran unes galetes, i periòdicament també els donen vitamines i medecina preventiva contra la malària.

A l'Ixcán la vida és dura i la gent és amable i generosa.


Raül


Disseny: Xavi Carrillo

dimecres, 21 d’octubre de 2009

El plátano y la Maracuyá

Había una vez un plátano que vivía en Boaquito y quería visitar a la Maracuyá que vivía en Santo Domingo. Por el camino había un rio llamado Malacatoya y el plátano no podía cruzar el rio. El plátano estaba triste porque no podía cruzar y pidió ayuda. Entonces llegó el pepino y puso una piedra, pero no era suficiente. Luego llegó el guineo cuadrado y puso otra piedra, pero tampoco podía pasar. Poco a poco fueron llegando el mango, el pipían, el banano, el limón, el tomate, la cebolla, el mamey, la chiltoma, el chilote… y todos juntos construyeron un puente de piedras y el plátano pudo visitar a la Maracuyá y jugar con ella a muchos juegos divertidos.

Autores: alumnos y alumnas de 1º y 2º grado de la escuela de Boaquito, Nicaragua.

Moraleja: "Todos juntos, podemos conseguirlo"

dimarts, 20 d’octubre de 2009

Capitalismo

IES 8 de marzo (Alicante)
El modelado del Homo Sapiens

















diumenge, 18 d’octubre de 2009

Cooperar


Cooperar es obrar con otro u otros para el mismo fin.

dissabte, 17 d’octubre de 2009

Rebélate contra la pobreza



Rebélate contra la pobreza


Sopa de piedras

En un pequeño pueblo, una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había a su puerta un extraño, correctamente vestido, que le pedía lago de comer. "Lo siento" dijo ella. "Pero ahora mismo no tengo nada en casa". "No se preocupe", dijo amablemente el extraño. "Tengo una piedra de sopa en mi cartera, si usted me permitiera echarla en un puchero de agua hirviendo, yo haría la más exquisita sopa del mundo. Un puchero muy grande, por favor". A la mujer le picó la curiosidad, puso el puchero al fuego y fue a contar el secreto de la piedra de sopa a sus vecinas. Cuando el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había reunido allí para ver a aquel extraño y su piedra de sopa. El extraño dejó caer la piedra en el agua, luego probó una cucharada con verdadera deleite y exclamó: "¡Deliciosa! Lo único que necesita son unas cuantas patatas". "¡Yo tengo patatas en mi cocina!", gritó una mujer. Y en pocos minutos estaba de regreso con una gran fuente de patatas peladas que fueron derechas al puchero. El extraño volvió a probar el brebaje. "¡Excelente!", dijo, y añadió pensativamente. "Si tuviéramos un poco de carne, haríamos un cocido de lo más apetitoso...". Otra ama de casa salió zumbando y regresó con un pedazo de carne que el extraño, tras aceptarlo cortésmente, introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco y dijo: "¡Ah, qué sabroso!. Si tuviéramos una cuantas verduras, sería perfecto, absolutamente perfecto...". Una de las vecinas fue corriendo hasta su casa y volvió con una cesta llena de cebollas y zanahorias. Después de introducir las verduras en el puchero, el extraño probó nuevamente el guiso y, con tono autoritario, dijo: "La sal". "Aquí la tiene", le dijo la dueña de la casa. A continuación dio otra orden: "Platos para todo el mundo". La gente se apresuró a ir a sus casa en busca de platos. Algunos regresaron trayendo incluso pan y frutas. Luego se sentaron todos a disfrutar de la espléndida comida, mientras el extraño repartía abundantes raciones de su increíble sopa. Todos se sentían extrañamente felices mientras reían, charlaban y compartían por primera vez su comida. En medio del alborozo, el extraño se escabulló.

dissabte, 10 d’octubre de 2009

24 de Octubre, Día de Acción Climática

C.E.I.P. JAUME I (Alcàsser)

C.E.I.P. JAUME I (Alcàsser)
Alumn@s de 6é: Irene, Celia, Raúl, César, Sandra, Sara, Marta, Júlia, Lydia, Silvia i Agustín.

Més vinyetes...

IES José Marhuenda Prats (Pinós)
2n ESO Alba i Miriam
3r ESO Sandra, Jonatan, Ainoha.
1r ESO Marina, Xavi